Avisos

Buscar en este sitio...

Búsqueda personalizada
Prueba de conducción

Cuando compre un carro usado realice una prueba de manejo teniendo en cuenta lo siguiente:

1. Pida al vendedor que maneje el carro primero. Con seguridad, tratará de impresionarlo con la potencia del motor, la suavidad de marcha y, en general, con el buen estado del carro
2. Tómese su tiempo para pasar al volante. Observe si hay pérdida de líquidos (goteo), ya que son tal vez los síntomas más evidentes del estado general del carro.

3. Apague el radio cuando tome el volante, pues puede ocultar el verdadero sonido del motor y camuflar ruidos extraños.
4. El sonido del motor debe ser suave y parejo. Si detecta ruidos que, a su juicio, sean extraños, recuerde mencionarlos en el taller donde haga la revisión mecánica.
5. La caja de cambios debe permitir el paso de uno a otro con suavidad y precisión. No se debe  mover la palanca y mucho menos debe sonar al meter un cambio.
6. Maneje a diferentes velocidades y por diferentes tipos de terreno. Es recomendable que el trayecto tenga ascensos y calles sin asfaltar. Los ascensos ponen a prueba la potencia del carro. Los terrenos irregulares pueden poner en evidencia ruidos extraños y problemas en la suspensión.
7. El sistema de dirección debe ser suave y preciso, no debe presentar mucha holgura (juego) antes de mover las llantas, si esto se presenta hay desgaste en los componentes. Suelte el timón en un sitio despejado, si se desplaza hacia algún lado, indica desgastes en la dirección o averías de suspensión.
8. Para saber cómo está el embrague, lleve el vehículo a una pendiente y si  nota que la velocidad del motor aumenta pero el auto no avanza, es señal de un disco gastado.
9. No permita que se apague el motor al terminar la prueba. Pida a su acompañante o al dueño que acelere varias veces mientras usted observa la salida del escape. Si el humo es negro puede indicar mala sincronización o defectos de ajuste en el carburador. Si es azulado puede indicar desgaste interno del motor en cilindros, anillos o válvulas.
10. Revise el motor en busca de fugas de agua o aceite o, en el peor de los casos, soldadura en el bloque o en la culata.